Primer Día de mi Gato en Casa

Reproducir contenido en Español

Primer Día de mi Gato en Casa.

La llegada de un nuevo integrante gatuno a la familia, puede generar incertidumbre de cómo se adaptará y sobre qué hacer para que se sienta cómodo rápidamente.

Hay que tener presente que los gatos son animales de rutina y llegar a una casa nueva, con personas nuevas, olores extraños y lugares desconocidos, puede desencadenar el estrés del animal.

Por lo que en primera instancia te recomendamos que lo dejes ir a su ritmo y que por si solo se empiece a acercar a ti y explorara el espacio, no lo llenes de atenciones al instante que llega a casa, dale su espacio y tiempo.

Organización del espacio antes de que llegue el nuevo gatito a casa

Antes de traer a nuestro gato a la casa hay que organizar, con anterioridad, una zona segura para él. Es decir, disponer de una habitación tranquila para el nuevo integrante.

Esta debería ser la menos transitada y allí colocar una camita y sus cosas para la alimentación e higiene como un comedero, un bebedero y una bandeja de arena. Pero también es importante que cuente con objetos que le permitan canalizar el estrés, como varios escondites, algunos juguetes y un rascador.

Michi en un tunel para gatos.

Procura no colocar todo en un mismo lugar de la habitación, la bandeja de arena, debería estar en una zona opuesta a la de alimentación y de descanso.

En cuanto a los escondites, ten en cuenta que son una parte muy importante del entorno del gato. Encontrarás una variedad de opciones de escondites que puedes ofrecerles, ya sean comprados (como túneles y casita para gatos), o sin costo como cajas de cartón y bolsas de papel.

Los túnele le ofrecen refugio y ayudan a que se puedan desplazar por su nuevo ambiente de una forma protegida. En el caso de no contar con túneles, puedes utilizar la disposición de los muebles de la habitación, para crearle recorridos seguros, como el espacio entre el sofá y la pared o el espacio debajo de la cama, ambos pueden tener el mismo fin que los túneles.

Sea cual fuera la opción que utilices (caminos o túneles) deberías conectar los escondites con el comedero y la bandeja sanitaria.

Asesoramiento para organizar la zona segura de tu gato

Casita para gatos. Primer Día de mi Gato en Casa

Un recurso super útil para ayudar a su adaptación, si tu gato proviene de un refugio o tiene un lugar de procedencia, seria contar con algún objeto del sitio de donde el gato vivía antes de llegar a su nueva casa. Esto se debe a que un olor conocido en un ambiente totalmente nuevo puede ayudarlo a tranquilizarse en sus primeros días.

Otro recurso es frotar un trapo limpio sobre la cara y en el flanco. Luego utilizar este trapo para transferir el olor del gato a los muebles de la habitación, pero a la altura de la nariz del gato, para que puedo percibirlo con facilidad.

Por último, tendrías que colocar algún escondite para el gato a cierta altura del suelo, ya que algunos gatos asustados intentan refugiarse en lugares altos.

Consejos para el primer día en su nuevo hogar

Apenas llegues con el gato en su caja o bolso trasportador, debes llevarlo a la habitación o espacio que hayas ambientado como zona segura. Allí abre el transportín, no lo fuerces a salir, deja que el gato decida cuando asomarse a explorar. Si ves que no sale, déjalo solo para que explore la habitación a su ritmo.

Primer Día de mi Gato en Casa

Este punto es muy variable de un gato a otro, depende de múltiples factores como la historia y personalidad del gato. Algunos salen enseguida y se ponen a explorar; otros buscarán un escondite para relajarse y luego más tranquilos exploraran. Si ves que se ha buscado un escondite, no lo saques de allí, dale espacio y tiempo.

Dejar el transportín abierto en esta habitación, le proporcionará un escondite más a su disposición. Esconderse les permite a los gatos gestionar el estrés que les generan situaciones desconocidas.

Posibles reacciones de tu gato en sus primeros días

Sería conveniente que en su primer día el gato tenga acceso sólo al espacio que le has preparado, hasta que lo observes relajado. Ten paciencia porque la adaptación a su nuevo hogar, puede tardar pocas horas o incluso algunos días.

No te asustes si tu gato se pasa todo el día escondido, hasta podría llegar a rechazar la comida y no utilizar la bandeja para hacer sus necesidades. Por lo que te recomendamos que dejes comida cerca de donde está escondido y dejarlo solo para que salga a comer. Vigila periódicamente que este comiendo y colócale más comida y agua o renuévala si ves que no comió nada. Podría no comer durante el primer día, pero si esto persiste al día siguiente, consulta al veterinario para que te indique otras estrategias a seguir.

Gato escondido bajo la cama. Primer Día de mi Gato en Casa.

Cuando lo veas tranquilo y que ya exploró todo el espacio en el que se encuentra, deja la puerta abierta para que, si tiene ganas, explore otras partes de la casa. Deja que explore progresivamente, habitación por habitación, y no te olvides de dejar la puerta abierta del espacio donde se encontraba inicialmente, para que pueda dirigirse a allí, si se siente inseguro o abrumado.

Si se mantiene escondido, no está preparado para explorar el resto de la casa, por lo que es importante asegurarse de cerrar bien la puerta de la habitación del gato y dejarlo tranquilo para no incomodarlo.

¿Cuándo la familia debe interactuar con el gato?

Para empezar bien la relación con tu gato, debes respetar su espacio y necesidades. Hay gatos que no están listos para que las personas lo acaricien o estén muy cerca.

Primer Día de mi Gato en Casa.

Por tal motivo tienes que tener paciencia. Siéntate cerca de él y espera a ver su reacción, puedes utilizar un juguete para estimular su interés u ofrecerle comida de la mano. Si el gato se te acerca, deja que te huela, pero no lo toques, a no ser que empiece a frotarse contra tu mano.

Si no logras interactuar con él en los primeros días no te preocupes, hay que darle tiempo para que se adapte al nuevo espacio y a su familia humana.

Si la familia está compuesta por varias personas, niños u otras mascotas, la presentación se debe hacer de manera gradual, ingresando uno por uno a la habitación, para no abrumarlo. Pero si lo notas tenso, mejor postérgalas para el día siguiente o más tarde.

Conclusiones:

Cada gato tiene una historia y personalidad, que ayudaran o dificultaran su adaptación a un nuevo hogar humano. Por lo que es importante no invadirlo o abrumarlo de entrada, respetar sus tiempos y espacios, dejar que todo fluya de a poco.

Su navegador no soporta frames. Le recomendamos actualizar su navegador.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Pin It on Pinterest

Share This