¿Por qué mi gato me muerde? 6 motivos principales

Reproducir contenido en Español

¿Por qué mi gato me muerde?. 6 motivos principales.

¿Por qué muerden los gatos?

Si bien morder, es una conducta más relacionado con el mundo perruno, también los gatos muerden por distintos motivos y te lo contaremos a continuación.

Los gatos pasan por diferentes etapas, en las cuales hay conductas esperadas en ellas. Si tienes un gatito, es normal que muerda mucho, esto se debe a que experimenta a través de sus sentidos y del juego. Pero esto no significa que se deba permitir morder sin educar esta conducta.

Desde la segunda semana de vida hasta la novena, tras el destete del gatito, es muy importante que pase por un periodo de socialización. De esta manera tendremos menos inconvenientes con la conducta de nuestro gato cuando sea adulto.

Foto de gato mordiendo. ¿Por qué mi gato me muerde? 6 motivos principales.

6 razones por las que muerden los gatos

¿Por qué mi gato me muerde?

 

Entre las causas por las que los gatos muerden encontramos:

1- Como una forma de aviso: Por ejemplo, cuando estamos acariciando o jugando con nuestro amigo felino, y este no se siente cómodo con ello, se molesta y muerde. En este caso los mordiscos nos alertan y avisan sobre su estado de enfado e incomodidad. Lo primero que observarás es que se chuparán el hocico, para luego proceder a morder. Si en este momento no quiere más mimos, hay que respetarlo y dejarlo tranquilo.

 

2- Como reacción al dolor por alguna patología: Si ya es un gato adulto mayor, puede estar sufriendo alguna enfermedad, que al acariciarlo o agarrarlo, le causa dolor de forma involuntaria y reacciona mordiendo, como es el caso de la artrosis. Otras enfermedades que pueden provocar que tu gato muerda mucho son: el virus de la inmunodeficiencia felina o el hipertiroidismo. Lo más recomendable es acudir a su veterinario para descartar que alguna enfermedad esté generando este comportamiento.

 

3- Como un llamado de atención: En ocasiones el gato muerde para expresar en forma abierta un llamado de atención. Las causas son variadas, algunas de ellas son: querer alimento, manifestación celosa o requerir cariño.

 

4- Como signo de aburrimiento: Por lo que es importante que el gato disponga en su casa de elementos que lo estimulen y enriquezcan su desarrollo, por ejemplo: juguetes, rascadores, zonas de diferentes alturas. Con ellos bajará sus niveles de energía, estrés y agresividad.

Imagen de gato jugando y mordiendo. ¿por qué mi gato me muerde? cuando juega 6 razones priincipales.

5- Cuando tiene ganas de jugar: es común que lo manifieste a través de mordiscos suaves.

 

6- Como demostración de afecto: En este caso los mordiscos también serán suaves. Es una conducta más frecuente en los gatos machos, que también muerden a las hembras cuando se van a aparear con ellas.

La importancia de la socialización gatuna

El morder, es una conducta que podemos revertir desde pequeños, educando a nuestro felino para no morder a los integrantes de su familia humana.

Como mencionamos al principio, a partir de la segunda semana de vida hasta la novena, que se lleva a adelante la etapa de sociabilización, es un período importante, porque es cuando aprende a relacionarse, convivir con animales y personas.

También a responder a estímulos, y reforzar o educar conductas como, por ejemplo, a no morder. Lo normal sería que sea socializado por la madre y sus hermanos de camada, pero en el caso de adoptar o rescatar a un gatito, será el dueño quien lo haga. De esta manera nos estaremos asegurando que evitará malos comportamientos en su adultez.

Gatito enojado a punto de morderme. ¿por qué mi gato me muerde? (Seis) 6 razones

Técnicas para enseñarle a no morder a tu gato:

Especialistas en el tema recomiendan gritar fuerte tras la mordida, como si la misma hubiera ocasionado mucho daño. El fin es asustarlo y que deje de repetir la conducta.

También se puede dar un golpe en el suelo cuando nos muerde, con la otra mano o un periódico enrollado, por ejemplo.

Por otro lado, expertos mencionan que, una vez recibido un mordisco, no se debe quitar al gato de manera brusca o rápida. Ya que lo interpretará como un juego, por lo que es conveniente solo darle suaves empujones hasta alejarlo.

Otra estrategia es dejar de jugar con él en ese mismo instante, salir de la habitación y luego no mostrarle interés para volver a jugar. Es la manera de que capte tu desacuerdo con esta actitud suya.

Incluso otra opción es imitar lo que haría su madre con el gatito, es decir, agárralo suavemente de la nuca y levántalo en el momento en el que esté en un estado agresivo.

Estas son algunas de las estrategias más utilizadas y efectivas. Pero ten en cuenta que lo que nunca debes hacer es reñir a tu gato, porque sólo así conseguirás empeorar su carácter y provocarle sobre todo miedo y desconfianza.

Su navegador no soporta frames. Le recomendamos actualizar su navegador.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Pin It on Pinterest

Share This