Gatos negros ¿Traen mala suerte? Mitos y Creencias.

Reproducir contenido en Español

Gatos negros ¿Traen mala suerte? Mitos y Creencias.

Los gatos de color negro, como todos los gatos, son muy lindos, cariñosos y leales. En muchas culturas cruzarse con un gato negro trae buena suerte y en otras todo lo contrario. A lo largo de la historia los gatos negros se han adorado como también temido.

En la actualidad, muchas personas siguen considerándolos de mala suerte. Aunque cabe aclarar que fue el ser humano que creó la falsa creencia de que traen mala suerte. Por este mito muchos gatitos negros son los últimos en ser adoptados y reciben el desprecio de algunas personas.

En muchos países existe un día dedicado especialmente a estos felinos, para luchar contra la discriminación. En Argentina es el 27 de octubre, en Reino Unido e Italia el día del gato negro es el 17 de febrero. Mientras que, en Estados Unidos, España y muchos países de latino América es el 20 de febrero.

Foto de un gato negro Exótico.

Características del gato negro:

El pelaje de estos gatos es negro, pero algunos suelen tener áreas del cuerpo de un tono marrón oscuro o marrón rojizo. Esto se puede apreciar cuando un gato negro recibe rayos del sol. Por otro lado, generalmente tienen los ojos amarillos o ámbar, a causa de la alta concentración del pigmento melanina que poseen.

Leyenda de los gatos negros:

Existe una leyenda muy bonita, que explica el origen del gato color negro. Cuenta la leyenda que, en tiempos lejanos, había dos jóvenes enamorados, pero que habitaban dos reinos enemistados generaciones atrás. Sus padres no aprobaban esa relación, por lo que se encontraban en sus castillos bajo llave sin poder verse.

Tan solo una bella gata blanca como la nieve, recorría los territorios sin llamar la atención de la vigilancia de los reinos.

Cierto día, la joven enamorada llamada Carina, tuvo una idea: escribió sobre el lomo de la gata blanca un mensaje de amor para su joven enamorado Amadeus; quien respondió rápidamente, trazando con bella caligrafía sobre la misma gata otro mensaje.

Poco a poco la gata acumuló tantas líneas de tinta en su cuerpo que se convirtió en una imponente gata negra cargada de mensajes de amor y de paz.

Un día su vientre se hinchó y dio a luz a seis preciosos gatitos negros como la noche. Seis cachorros eran fruto del amor, de la paz y del valor.

El gato negro en la cultura egipcia:

Una de las culturas que más adoró a los gatos fue la egipcia. Tenían una diosa, llamada Bastet o Bast, la cual se representaba como una bella gata negra o como una mujer con cabeza de gato. Ella representaba los rayos solares, la armonía y la felicidad. Era protectora doméstica, guardiana de las mujeres embarazadas y alejaba los malos espíritus.

Diosa Bast. Gatos negros.

Tanto era el respeto que le tenían a los gatos, que los momificaban como a los faraones. La muerte de un gato por parte del hombre era considerada un delito y penada con la muerte.

Los gatos para los egipcios encarnaban el bien y el orden, y sus brillantes ojos representaban la prevalencia de la luz solar, incluso en la oscuridad de la noche.

El gato negro en la época medieval:

En Europa, durante toda la edad media, consideraban que el gato negro era un adorador del diablo. Este pensamiento estaba fundado en las siguientes razones: tenían ojos de serpientes, una mayor vida nocturna, no eran obedientes ni sumisos como los perros, emitían gritos durante sus peleas (los veían como poseídos por demonios), y tenían comportamientos sexuales lujuriosos y escandalosos.

El papa Gregorio noveno, dictaminó en el año 1233, que el demonio era un gato negro y por lo que se debía perseguir a los gatos y las sectas que los adoraban en sus rituales.

Más adelante, el papa Inocencio octavo, publicó un decreto en 1484 (época de la insumisión) ordenó quemar en la hoguera a las supuestas brujas, acompañadas de sus gatos. La ignorancia de estos años terminó con la vida de 200.000 personas, y cientos de miles de gatos negros.

El dedo de Dios:

Como mencionamos se dice que fue el Papa Gregorio IX fue el que ordenó asesinar a todos los gatos negros, exceptuando a los que tenían un mechón blanco en su pelaje. Dicho mechón por lo general se ubica bajo el cuello y a veces se acompaña por otro mechón, también de pequeño tamaño entre las patas traseras.

Un gato negro con una mancha en el pecho. ¿Los gatos negros traen mala suerte?

En esa época se consideraba que este mechón era un signo del dedo de Dios, que los había tocado para expulsar a los malos espíritus que pudieran habitar en él, siendo de este modo bendecidos. El lugar donde Dios había tocado al gato había quedado teñido de blanco y esa era la prueba de que ese animal estaba libre de cualquier posesión maléfica.

Gracias a esta leyenda muchos gatos negros lograron salvarse en la época de la inquisición.

Superstición sobre el Gato negro según el lugar del mundo

En algunos países, se consideraba antiguamente que los gatos negros portaban mala suerte. Este es el caso de Estados Unidos, España e Italia, por la fuerte influencia que quedó desde la época de la inquisición.

También en China tienen una connotación negativa, se cree que los gatos negros son presagios de la hambruna y la pobreza.

Pero en otros países como en Escocia se considera que, si un gato negro visita tu hogar tendrás prosperidad. Al igual que los agricultores de Letonia, que consideran que encontrarse gatitos negros en el silo, les augura buenas cosechas, esto deriva de la antigua creencia de que los gatos negros representaban el espíritu de Rungis (dios de las cosechas).

Imagen de un gato negro en el teclado. Gatos negros.

En Japón simbolizan buena suerte, al igual que en Inglaterra, donde los marineros tenían gatos negros en sus casas y en los barcos, para propiciar que los marinos regresasen de sus viajes en alta mar, sanos y salvos.

En Alemania, si un gato negro se cruza de derecha a izquierda en tu camino, traerá mala suerte. En cambio, creen que cruzarse a un gato de izquierda a derecha, les traerá buena fortuna.

Para terminar:

Los gatos negros no traen mala suerte, son bellos, cariñosos y leales. Entonces, ¿Si a ellos no les importa nuestros defectos y nos aman igual…? ¿Por qué su color de pelaje nos impediría amarlos y perder la oportunidad de conocer a un gran compañero?

No importa si es de raza o no, tampoco el color que posee su manto, cada gato es único y siempre nos brindarán su amor.

Su navegador no soporta frames. Le recomendamos actualizar su navegador.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Pin It on Pinterest

Share This