Gatos blanco y negro (Bicolor) Curiosidades

Reproducir contenido en Español

Gatos blanco y negro (Bicolor) Curiosidades

Los gatos blanco y negro son hermosos. Los antiguos egipcios los veneraban y adoraban hace más de 3000 años. En la actualidad encontramos muchos dibujitos animados con estos colores como Félix el gato, Sylvester (el gato silvestre) y Dodsworth de Looney Tunes, entre otros.

Pero la combinación blanco y negro, no son colores exclusivos de una raza. Sino que en muchas razas de gatos podemos encontrar este color de pelaje. Los cuales se distribuyen en cada gato de manera distinta, dando origen a diversos patrones de pelaje.

¿Cuál es la causa del pelaje blanco y negro en los gatos?

El motivo por el cual los gatos desarrollan este color de pelaje se debe a un gen, que hace que el gato negro tenga manchas blancas en su cuerpo. El gen al que hacemos mención está relacionado con los “alelos S” dominantes, que determinan el desarrollo de manchas blancas en el gato. Pero su dominancia es incompleta, por lo que las manchas adquirirán diferentes patrones. Esto se debe a si los alelos SS se forman por la unión de células sexuales con la misma información genética (homocigoto) o no SS (heterocigoto).

Foto de un gato blanco y negro.

Cuando su gen es dominante SS, tienen más pelaje blanco, mayormente en tiras; pero cuando es recesivo SS, sucede lo contrario, tienen menos pelaje blanco, pero más manchas que otros.

Por otro lado, los machos tienen un solo gen, esto hace que tengan más pelaje negro, como el patrón esmoquin; mientras que las hembras tienen dos genes y suelen tener más pelaje blanco y más cantidad de manchas, por ejemplo, los patrones de vaca.

Tipos de patrones bicolor en Gatos Blanco y Negro

Como mencionamos anteriormente, existen variaciones de colores que clasifican a los gatos bicolor (blanco y negro) en distintos patrones que los hacen diferentes.

Tipos de patrones bicolor en gatos blanco y negro.

En ellos encontramos los siguientes patrones:

Patrón bicolor antifaz o máscara:

Tienen una especie de máscara permanente en su rostro, que los hace ver misteriosos. El lomo y la cola es de color negro y el resto del cuerpo suele ser blanco.

Patrón bicolor de montura o silla de montar:

Posee el color negro desde el cuello, todo el lomo hasta la cadera, y lleva ese nombre porque simula tener sobre su cuerpo una montura. Sus piernas y patas son blancas.

Patrón bicolor de esmoquin:

Es el más común de todos los patrones que mencionamos, parece tener un traje formal sobre su cuerpo. Es decir, tiene un pelaje denso de color negro, pero sobre su pecho tiene color blanco.

Patrón de vaca:

Tiene manchas alrededor de su cuerpo, las cuales están esparcidas como las vacas lecheras.

Patrón de van:

El color negro se limita a dos áreas del cuerpo, no están esparcidas como los otros tipos. Generalmente se encuentran en la cabeza, entre las orejas y la cola en su totalidad. Hay muchas variantes del patrón Van, por ejemplo, los parches están en cola y patas, o cabeza y patas.

Leyenda celta de los gatos bicolor Blanco y negro

La bella historia cuenta lo siguiente: Buigh era una gata negra de ojos grandes y amarillos, la cual tenía un dueño al que amaba y que la llevaba a todas partes junto a él, paseaban juntos. Él le compartía su comida, dormía junto a ella y hasta hablaba con la gatita. Siempre estaban unidos y su gata lo adoraba.

Pero todo cambió cuando su dueño se hizo a la mar. Como no quería que le pasara nada en alta mar a la gata, prefirió dejarla al cuidado de su madre. Esta la encerró en el granero para que no siguiera a su hijo al puerto.

Buigh maulló semanas esperando a su amo, hasta que una mañana un vecino llevó una mala noticia a la madre de su dueño, hubo una tormenta fuerte y una ola se tragó a su hijo. Al escuchar esto Buigh espantada huyó de la casa y corrió hasta la playa. Como no estaba su dueño, empezó a caminar por la costa buscándolo. Así pasó mucho tiempo, la gata se encontraba delgada, cansada y sin ganas de seguir. Cuando llegó a Kirkwall en el norte del país, se asomó al acantilado y le dijo al océano: “Llévame con él al fondo de tu abismo, te regalo mi alma inmortal pues sin él no hay sitio para mí en este mundo”

La leyenda del gato blanco y negro en busca de su dueño.

Una ola gigante apareció llevándose consigo a la gata, quien cerró sus ojos y se dejó arrastrar por el océano.

Despertó en los brazos de un hombre que la secaba con cariño, abrió sus ojos y lo miró, ese hombre era su dueño, que al verla recobró la memoria que perdió tras ese accidente en alta mar. El hombre la reconoció por sus enormes ojos amarillos, pero notaba que su pelaje era distinto.

Escucho una voz profunda desde el océano que le dijo, “Me ofreció su alma a cambio de regresar contigo, pero no puedo privar al mundo de un alma tan noble, a cambio llevará en su manto mi recuerdo, la espuma del mar y un don que le concedo a ella y sus descendientes, llevarán la armonía y la alegría a cada hogar que habiten”.

Desde entonces existen los gatos blancos y negros, que llevan el legado de Buigh y el don de llevar armonía y alegría a aquellos que comparten sus vidas.

Su navegador no soporta frames. Le recomendamos actualizar su navegador.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Pin It on Pinterest

Share This